Los bebés también pueden sufrir alergia al polen

tienda de bebes online baratas

 

Generalmente los bebés tienden a desarrollar de forma más común alergias alimentarias, aunque la alergia al polen también afecta a niños de todas las edades, pudiendo aparecer los síntomas a edades tempranas.

Si los padres son alérgicos es bastante probable que su bebé también lo sea, aunque esta alergia puede tardar en desarrollarse o desencadenarse cuando el pequeño contacte con aquello que la provoque. Es muy importante que los padres estén atentos a los síntomas.

En primavera y verano es cuando más casos de alergia al polen se producen; en España aproximadamente el 15% de la población sufre este tipo de alergia siendo los mayores responsables el roble, el olmo, el olivo, el cardo y la gramínea.

La alergia consiste en una reacción exagerada del organismo ante una sustancia que es percibida como un agente nocivo. Estas sustancias pueden ser inhaladas, tocadas o ingeridas. En primavera las alergias más comunes son las alergias que afectan al área respiratoria debido a la presencia del polen.

 

Síntomas de la alergia al polen en el bebé

Los síntomas pueden ser similares a los de un resfriado, por lo que la familia debe prestar especial atención al pequeño en esta época para prevenir. Estos síntomas aparecen de forma más brusca que los de un resfriado, cuyo proceso es más lento.

Lo más habitual es que los síntomas se den en el aparato respiratorio, lo que conlleva que el bebé tenga mucha agua en la nariz y estornude frecuentemente; también pueden sufrir picores en la nariz, tener la boquita seca y toser de forma seca por el picor en la garganta.

Otra parte que suele verse afectada son los ojos, que lagrimean y se ponen rojos. Otro síntoma es que al despertarse el bebé tenga un exceso de legañas sin que se trate de una conjuntivitis bacteriana.

En muchos casos esta alergia del bebé es heredada, ya que si algunos de los padres tiene alergia hay entre un 30% y un 50% más de posibilidades de que el bebé la sufra.

 

Consejos para lidiar con la alergia del bebé

Aunque es inevitable que el pequeño sufra alergia, se pueden seguir ciertas pautas para aliviar los síntomas y proteger al bebé. Estos son algunos consejos que se pueden llevar a cabo fácilmente:

-Puertas y ventanas cerradas: Esto se debe a que cuanta menos corriente haya en casa, más seguro estará el bebé frente a los ataques de alergia, que pueden ser muy molestos.

-Salir de casa por la tarde-noche: En lo posible, hay que evitar exponer al bebé al polen durante la primera mitad del día, que es cuando hay más polen en el ambiente. No se trata de encerrarse en casa, sino de ser cauto en las ocasiones en las que los peques puedan estar más expuestos a sufrir alergia.

-Informarse: Las personas alérgicas al polen o quienes tengan hijos que sufran esta violencia deben informarse sobre las plantas que producen la alergia en cada caso y averiguar cómo y dónde evitarlas. Además, actualmente existen filtros anti polen especiales que pueden ser muy útiles en días calurosos y que no resultan caros. ¡Todo es poco para proteger a los bebés!